Limpieza y mantenimiento de tu ahumador

Contrario a algunas creencias populares, esa capa de suciedad y grasa quemada no le añade sabor a la comida
Ahumador Smoke King en  el Palacio Bosch, Buenos Aires

Ahumador Smoke King en el Palacio Bosch, Buenos Aires

Los mejores equipos de asadores limpian sus asadores antes de usar por una razón.

Si te gusta seriamente preparar alimentos lentamente a baja temperatura en un ahumador, entonces es obligatorio que cuides bien tus equipos. Las ahumadoras cocinan alimentos a temperaturas relativamente bajas (110-160°C) en comparación con los asadores, que los cocinan a 200°C o incluso más. Esta temperatura menor de cocción requiere cierta preparación del metal, y crea algunos problemas únicos de las ahumadoras. Por ejemplo, el feroz calor de un parrillero puede incinerar la mayoría de la grasa dentro de la cámara de combustión, mientras que los ahumadores tienden a dejar esas grasas intactas.

Sacar el máximo de tu ahumador comienza desde la primera vez que lo usas. Muchos ahumadores necesitan curarse, la mayoría necesitan ser reparados y pintados periódicamente, y todos necesitan ser limpiados regularmente, después de cada uso.

¡Si dejas que la grasa se acumule sustancialmente puedes causar un incendio por grasa! Límpiala siempre.

La importancia de limpiar un ahumador

Una vez que tu ahumador ha sido adecuadamente curado, es fundamental que lo mantengas limpio y mantengas apropiadamente su capa protectora. Esto se hace quitando las acumulaciones de cenizas y restos de alimentos del ahumador, pero teniendo cuidado de no fregar hasta que quede solo el metal. Podrías necesitar limpiar el ahumador en su totalidad cada cierto tiempo y volver a curarlo, pero es fundamental que mantengas esa superficie aceitosa y ahumada sobre el metal para prevenir la oxidación.

Este balance puede ser un poco difícil de lograr. Esta capa aceitosa protectora necesita mantenerse, pero la ceniza y la grasa deben ser regularmente removidas. La ceniza que se deja por periodos largos puede absorber agua y aceite y causar que la cámara de combustión se oxide. Debido a que la grasa también puede atrapar el agua contra el metal, las grandes acumulaciones deben ser raspadas suavemente.

Aunque muchos usuarios dejan de lado esta tarea, deberías limpiar las acumulaciones de grasa y cenizas de tu ahumado después de cada uso. Es probablemente el trabajo menos glamoroso en la industria del ahumado, pero uno de los más importantes. La longevidad de tu ahumador depende de ello, sin mencionar el sabor de tus alimentos ahumados.

Acumulaciones de grasa y cenizas en el ahumador

Acumulaciones de grasa y cenizas en el ahumador

Reparar un ahumador

Cuando limpias tu ahumador, siempre presta atención al óxido. Inspecciona tu ahumador minuciosamente cada tanto tiempo para asegurarte de que no se esté formando óxido, y de removerlo completamente tan pronto como lo veas. Limpia el ahumador con un buen cepillo de alambre y un poco de papel de lija. Limpia el área e inmediatamente dale una capa de pintura para asadores resistente al calor. Trata de usar pintura de buena calidad, que a la larga te ahorrará dinero. Recuerda, cuando se trata de pintar metal, necesitas dejar el metal descubierto antes de pintar, o la pintura no se adherirá adecuadamente al metal.

Limpiar el interior del ahumador

Un raspador de pintura es ideal para limpiar el interior del ahumador

Para limpiar las parrillas probablemente es más fácil usar un cepillo de alambre y quitar cualquier pedazo de carne o grasa. Cada 4-5 usos puedes quitar las parrillas completamente y limpiarlas con agua a presión, dejándolas secar antes de rearmar. Usa un raspador de pintura para limpiar el interior de la cámara y eso debería bastar. Un trabajo sucio, pero alguien tiene que hacerlo (y presta atención a que tus amigos solo están cuando la comida está lista, nunca a la hora de limpiar el ahumador). Para el exterior del ahumador simplemente usa jabón de lavaplatos y agua. Trátalo como si estuvieras lavando un auto.

Ahumador limpio

Ahumador limpio, ...

Realmente no hay razón alguna para que tu ahumador no pueda durarte muchos años, particularmente si inviertes en equipos de buena calidad. Y recuerda que mientras mejor cuides de tu ahumador, mejor sabrá tu comida. Una de las claves de un buen ahumado es conocer tus equipos, así que tu inversión en un ahumador no involucra solo un gasto financiero, sino también el tiempo que pases usándolo, cuidándolo y aprendiendo las minucias de tu ahumador.

Te invitamos a seguir explorando Ahumadoras.com y los ahumadores de alta calidad que ofrecemos, hecho en Argentina.