Cómo salar un pavo en seco

Pavo rostizado salado en seco

Pavo rostizado salado en seco

Tomado y traducido de smokedbbqsource.com

Aplica esta técnica en tu receta favorita para obtener una piel dorada y crujiente

Es un dilema al que te enfrentas cada año: preparar un pavo con la piel bien doradita que al mismo tiempo esté húmedo en el interior. Cada uno tiene su receta favorita para preparar el pavo con la que vive y muere, pero realmente hay un solo paso crucial que tienes que seguir para tener la mayor posibilidad de cocinar un buen pavo.

Mantenlo simple y sala tu pavo en seco. El proceso es tan simple como cubrir el pavo con sal y dejarlo en el refrigerador por algunos días.

Esta guía te llevará por los pasos necesarios para salar un pavo en seco.

¿Qué es salar en seco?

En resumen, salar en seco realmente es una forma elegante de decir aplicar sal a la carne y dejarla reposar en el refrigerador antes de cocinar.

Este acto simple hace dos cosas importantes:

  • La sal hace salir jugos por ósmosis y luego se disuelve en los jugos, volviéndose una salmuera natural. Luego de eso, la carne absorbe nuevamente esta salmuera natural.
  • La sal pone a la carne más tierna y húmeda. Una vez que la salmuera natural es reabsorbida, descompone las proteínas duras.

El resultado de este proceso es que las proteínas aguantan la humedad por mucho más tiempo, y da como resultado un producto más jugoso.

¿Por qué salar un pavo en seco?

Las piezas grandes y magras de carne, como un pavo entero, son susceptibles a secarse. Salar el pavo en seco te da varias ventajas:

  • Si dejas el pavo en el refrigerador descubierto por dos días, la piel se secará completamente. Esto te dejará un pavo con la piel bien doradita y crujiente una vez que haya sido cocinado.
  • A diferencia de las salmueras húmedas, que consisten en sumergir la carne en un contenedor con una solución salina, la salmuera en seco te ayuda a ahorrar espacio. Además, no necesitas de equipos especiales para salar un pavo en seco. Solo necesitas una bandeja o una sartén.
  • Salar en seco es menos engorroso que salar en húmedo.
Cómo salar un pavo en seco

Antes de comenzar el proceso, asegúrate de escoger el pavo adecuado que no haya sido sazonado. Evita esos pavos que ya vienen salados o preparados, que vienen ya inyectados con una solución salina antes de ser congelados. Simplemente opta por un pavo natural.

1. Escurre el pavo.

Básicamente, el proceso de salmuera debería comenzarse 3 días antes de cocinar. Primero déjalo descongelar si estaba congelado.

  • Sí, puedes salar en seco un pavo congelado, pero no será tan efectivo. Para lograr esa sazón perfecta debes dejar el pavo descongelando por al menos 24 horas.
  • Una vez descongelado, escurre el interior y el exterior del pavo. Asegúrate de que el pavo esté completamente seco. Que la superficie del pavo esté seca asegura que la sal no se disuelva una vez aplicada.
2. Sala el pavo.

Realmente no importa si el pavo está entero o no. También puedes salar en cualquier pieza del pavo. Mi método preferido es abrirlo tipo mariposa y luego salar el pavo.

La sal es más efectiva cuando es frotada directamente en la carne. Hace al pavo más sabroso y jugoso. Por lo contrario, esparcir la sal sobre la piel del pavo significa que le tomará más tiempo penetrar la carne completamente.

Usa una cucharada de sal parrillera por kilo de pavo. Los gránulos de la sal de mesa son muy finos para usarse en este caso. Usar sal de mesa podría dejar tu pavo un poco salado. Frota la sal parrillera en cada parte del pavo.

Esto significa que tienes que frotarla incluso por debajo de la piel. Y no olvides frotar más sal en las áreas gruesas. Partes como la pechuga podrían requerir más sal porque es más gruesa.

3. Pon el pavo en el refrigerador.

Es mejor si dejas el pavo en el refrigerador descubierto para secar la piel. Consigue una buena bandeja para poner el pavo. Puedes usar una bandeja para hornear con borde para esto. De hecho puedes poner el pavo en una bandeja o sartén que vayas a usar luego para cocinarlo.

Ponlo en refrigerador. Una vez que hayas hecho espacio para él en el refrigerador, déjalo ahí salando. Normalmente, el proceso requiere al menos dos horas por kilo. Puede extenderse hasta tres días dependiendo del tamaño de tu pavo.

Si te parece extraña la idea de dejar un pavo descubierto en el refrigerador, puedes cubrirlo con una bolsa plástica. Sin embargo, tienes que dejarlo descubierto las últimas 6 horas antes de cocinar para secar la piel.

4. No enjuagues el pavo.

Después de tres días, la sal habrá sazonado al pavo completamente. Notarás que no hay residuos de sal en la piel o en la carne. Esto significa que no tienes que enjuagar el pavo. Si lo enjuagas, no obtendrás esa piel crujiente una vez que lo cocines.

Después de esto, puedes proseguir y cocinar el pavo. Nuestro método favorito es ahumarlo a una temperatura superior a la usual para ayudar a poner la piel crujiente.

Para concluir

En resumen, salar en seco es bastante fácil. Si tienes un pavo en tu refrigerador, considera salarlo en seco. Obtendrás un ave bien sazonada así. Adicionalmente, el pavo quedará bastante jugoso. Solo recuerda usar sal parrillera y tómate tu tiempo al aplicarla.

También deberías darle al pavo una buena cantidad de tiempo para que la sal se asiente.

Revisa nuestras recetas para preparar aves y escoge tu favorita para aplicar este método. No vemos por qué no podrías aplicarlo en otras aves también. Y no olvides compartir este artículo con tus amigos si te pareció útil, y sigue explorando ahumadoras.com para encontrar más artículos como este que te ayudarán a perfeccionar tu ahumado.