Recetas para ahumar vegetales y frutas

Coliflor asado

Trabajar con tu ahumadora es probablemente más interesante de lo que podrías haber imaginado. Aunque ahumar carne, aves y pescado es para lo que la mayoría de la gente usa estas bellezas, también puedes ahumar una variedad de vegetales, frutas, frutos secos, especias, e incluso sal. Me atrevería a decir que puedes ahumar casi cualquier cosa comestible y fresca, incluyendo quesos.

Soy fanático de algunos reality shows de supervivencia, y me encanta cuando los sobrevivientes capturan algo raro, como una serpiente venenosa, un báquiro, una tortuga o una anguila eléctrica. Lo que noto es que no siempre pueden comerse la presa entera y tienen que preservarla haciendo una ahumadora improvisada con calor indirecto y una hoja de palma para que la proteína dure varios días. Afortunadamente, nosotros tenemos las ahumadoras para facilitarnos la vida y permitirnos ahumar más que presas salvajes.

Un tip que suele darse es que siempre deberías ahumar tus vegetales en la rejilla de arriba, sobre la proteína, si estás ahumando ambas a la vez. La razón de esto es la seguridad. La posibilidad de que los vegetales se contaminen con goteos de la carne cruda puede anularse de esta manera.

Los vegetales y las frutas toman menos tiempo para ahumarse que las carnes, así que ten en cuenta el reloj cuando trates de ahumar ambas a la vez.

Puedes usar una ahumadora eléctrica, a gas o a carbón para preparar estos platos. La mayoría de las recetas sugieren algunos tipos de sartenes u otros recipientes que podrías necesitar para ahumar. Diferentes tipos de trozos de madera se sugieren para los diferentes tipos de alimentos. Siéntete en la libertad de experimentar con tus sabores favoritos.

Menú rápido
Alcachofas

Las alcachofas son realmente las yemas florales de una planta de la familia de los cardos. Contiene cardo lechoso (silimarina) que es un gran desintoxicante del hígado. También es alto en fibra dietética que ayuda en la digestión y la regulación de los niveles de colesterol LDL. Ahumar alcachofas es un proceso de dos pasos. Tienen que cocerse al vapor antes de ponerlas en la ahumadora. De otro modo, tienden a secarse y las hojas se ponen duras. Son un gran aperitivo.

Ingredientes:

  • 4 alcachofas enteras
  • ½ taza de aceite de oliva extra virgen
  • El jugo de un limón
  • Sal marina y pimienta negra molida
  • Agua
Trozos de madera de mezquite

Instrucciones:

Paso 1: Cocer al vapor.
Nota: Puede que tengas que hacer esto en dos lotes o en dos ollas separadas.

  1. Pon una olla grande en la estufa con una canastilla o colador adentro. Llénala con agua hasta el fondo de la canastilla o colador y hiérvela.
  2. Mientras tanto, limpia y recorta tus alcachofas quitando algunas de las hojas exteriores más duras cerca de la base del brote en el tallo. Usando un cuchillo grande serrado, corta el cuarto superior de cada alcachofa. Con tijeras de cocina, corta los extremos puntiagudos de las hojas externas.
  3. Corta las alcachofas por la mitad a lo largo. Quita las fibras en el centro de cada mitad raspándolas completamente con una cuchara.
  4. Pon las mitades, con el tallo hacia abajo, en la canastilla o colador. Reduce a fuego lento. Cubre la olla y cuece por aproximadamente 20-25 minutos hasta que el interior de la alcachofa esté tierno.
  5. Saca la canastilla y deja las alcachofas llegar a temperatura ambiente para poder manipularlas cómodamente.

Paso 2: Ahumar

  1. Precalienta tu ahumadora a 200°F (93°C). Añade agua al recipiente y trozos de madera a la bandeja lateral, o como aplique en una ahumadora a carbón.
  2. Pon las alcachofas en paquetes de papel de aluminio.
  3. Combina el aceite de oliva extra virgen, jugo de limón, ajo, sal y pimienta. Unta esta mezcla sobre las alcachofas.
  4. Ahúma las alcachofas por aproximadamente una hora. Disfrútalas por sí solas o con mantequilla derretida.
Espárragos

Los espárragos no se ahúman normalmente. Sin embargo, son lo suficientemente resistentes para aguantar una ahumadora. Los tallos frescos y gruesos funcionan de maravilla. Creo que la mejor manera de abordar los espárragos es rompiendo la parte dura inferior del tallo y cubrirlos con aceite de oliva, sal y pimienta. Ahúmalos hasta que estén tiernos pero al mismo tiempo crujientes a aproximadamente 225°F (107°C). Eso debería tomar alrededor de 90 minutos.

También puedes intentar envolver cada bastón de espárrago en tocino finamente rebanado antes de ahumar. Otra receta sugiere poner los espárragos sobre una base de cebollas rebanadas en una bandeja de hornear, bañados con mantequilla y ahumados por hasta dos horas.

Sería muy útil una canasta para asar vegetales o una bandeja para asar que tenga agujeros en el fondo.

Coles de Bruselas

Las coles de Bruselas pueden aprovechar la ahumadora en una especie de contenedor que ayude a mantener la humedad. De otro modo, pueden ponerse duras. Puedes hacer un plato hondo de papel aluminio o una bolsa que esté abierta en la parte de arriba para permitir que escape un poco de vapor. De otro modo, usa una bandeja de lasaña.

Ingredientes opcionales: la receta es bastante básica. Si quisieras saborizar las coles, añade cebolla dulce picadita o tocineta cocida picada antes de ahumar, o lánzalas en vinagre balsámico antes de servir.

Tiempo de preparación: 15 minutos

Tiempo de cocción: 45 minutos

Porciones: 6 personas

Ingredientes:

  • ½ - 1 kg de coles de Bruselas
  • Dos dientes de ajo picados
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • Sal marina y pimienta negra molida

Instrucciones:

  1. Enjuaga las coles en agua corriente en un colador y deja que se escurran. Recorta las partes marrones de abajo de las coles y quita cualquier hoja decolorada.
  2. Pon las coles húmedas en una ensaladera grande y cúbrelas con aceite de oliva, ajo picado, sal y pimienta al gusto. Pásalas a tu bandeja de aluminio.
  3. Ahumar en una ahumadora eléctrica precalentada en la rejilla de arriba con cualquier tipo de madera y agua o cidra de manzana en la ahumadora a 250°F (121°C) por aproximadamente 45 minutos hasta que puedas pincharlas con un tenedor.
Repollo

Para esta receta usé una cabeza pequeña de repollo verde clásico. Solo quita las 2 hojas exteriores y enjuágalo bien primero. Para cabezas más grandes, aumenta el tiempo de cocción.

Ingredientes:

  • 1 cabeza pequeña de repollo verde
  • 1 cucharada de vinagre balsámico
  • ½ cucharadita de sal marina
  • ½ cucharadita de pimienta negra
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal marina y pimienta negra para el exterior
  • Agua y jugo de manzana naturalmente endulzado
  • Trozos de madera de nogal o manzano

Instrucciones:

  1. Precalentar tu ahumadora a 225°F (107°C). Llena el recipiente de agua hasta la mitad, con 50% de agua y 50% jugo de manzana. Llena la bandeja de cortes de madera.
  2. Usando un pequeño cuchillo afilado, quita el corazón del repollo de modo que quede una cavidad cilíndrica de aproximadamente 3 cm de ancho y 6 cm de profundidad. Asegúrate de no atravesar la totalidad de la cabeza. Esto podría tomar varios cortes con el cuchillo.
  3. Llena la cavidad con vinagre, luego añade sal y pimienta, y finalmente la mantequilla. Unta el exterior de la cabeza con aceite de oliva extra virgen y cubre con sal y pimienta.
  4. Haz una especie de plato hondo con papel de aluminio para poner el repollo. Hazlo lo suficientemente grande para poder cerrarlo alrededor de la cabeza después. Deja reposar el repollo en el papel de aluminio con la parte abierta arriba.
  5. Pon el repollo con su papel de aluminio en la ahumadora. Ahúma por una hora y media. Añade más cortes de madera y líquido a los 45 o 60 minutos.
  6. Quita el repollo y cierra el papel de aluminio completamente alrededor de la cabeza. Ahúma por otros 30 minutos.
  7. Puedes cortar la cabeza en gajos y servir como acompañante. Quedan bien con chuletas de cerdo ahumadas y salsa de manzana.
Coliflor

Puede ser posible ahumar una coliflor entera, similar a como lo harías con una cabeza de repollo. Sin embargo, es recomendable dividir la coliflor en piezas más pequeñas y quitar el corazón. Pon los ramilletes en una bandeja de aluminio desechable y mézclalos con aceite de oliva, sal, pimienta, orégano y albahaca. Ahúma los ramilletes por hasta dos horas a 200°F (93°C), removiendo a mitad del ahumado. Reemplaza el agua y los trozos de madera como sea necesario. Puede servirse con una vinagreta ligera o alioli.

La coliflor es nutritiva. Es un vegetal crucífero que contiene el 80% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C. También es una gran fuente de fibra dietética y es bastante baja en calorías.

Tomates Cherry

Recomiendo usar una bandeja de aluminio desechable para esta receta. Los tomates se reventarán al ahumarse y liberarán sabrosos jugos, pero que también harán un desastre. Disfrutarás estos tomates chamuscados en ensaladas, salsas o pastas. También puedes hacer jalea de tomate para untar en crostini. Estos tienen un sabor dulce tan concentrado que realmente no necesitas sazonarlos o aplicarles aceite antes de ahumar.

Ingredientes:

  • 4 tazas de tomates cherry, o lo suficiente para llenar la bandeja
  • Agua
  • Trozos de madera medianos

Instrucciones:

  1. Precalienta tu ahumadora a 225°F (107°C). Añade agua hasta la mitad del recipiente. Añade trozos de madera a la bandeja.
  2. Enjuaga los tomates con agua fría y déjalos secar en toallas de papel.
  3. Po los tomates en una sola capa en la bandeja y ahúmalos por 90 minutos. Añade agua y más trozos de madera a aproximadamente 45-60 minutos.
Sal Gruesa (Sal Marina, Sal Kosher)

Ahumar tu propia sal te ahorrará dinero. La sal ahumada en el mercado es cara. Al ahumar sal, usa sal gruesa o sal marina. Además, usa una bandeja fina o de papel de aluminio para obtener una buena capa uniforme.

Trata de remojar los trozos de madera por al menos una hora. Remoja suficientes para llenar la ahumadora un par de veces. Algunas personas sugieren ahumar sal a 350°F (177°C) por una hora, mientras otros recomiendan ahumar a 180°F (82°C) por hasta 6 horas. 6 horas parece demasiado tiempo para atender la ahumadora solo por sal. Creo que algo entre las dos sería lo ideal.

La mayoría de recetas recomiendan hacerlo en una ahumadora a carbón. Si tienes una eléctrica o a gas, inténtalo. Puede requerir un poco de experimentación con el tiempo y la temperatura. Pero los resultados pueden ser alentadores. No me agrada la idea de pagar una pequeña fortuna por algo que puedo hacer en casa por poco dinero.

Mazorcas

Muchas recetas instruyen a remojar el maíz en agua con las cáscaras peladas. Encontré que remojarlos con sus cáscaras les permite cocerse mejor al vapor, resultando en granos más tiernos, y las cáscaras no se carbonizaron tanto.

Ingredientes:

  • 6-12 mazorcas de maíz blanco o dulce
  • Mantequilla, sal gruesa y pimienta negra para servir
  • Agua
  • Trozos de madera de roble o nogal

Instrucciones:

  1. Pela cuidadosamente las mazorcas hasta el tallo. Quita las fibras interiores. Pon las cáscaras de nuevo sobre las mazorcas. Sumerge la mazorca entera cubierta en un fregadero o balde con agua y remoja por dos horas.
  2. Precalienta tu ahumadora eléctrica o a gas a 225°F (107°C). Añade agua al recipiente y trozos de madera a la bandeja.
  3. Pon las mazorcas en las dos rejillas superiores de la ahumadora y fija un temporizador a 2 horas.
  4. Rota las mazorcas cada 30 minutos. Reemplaza el agua y los trozos de madera a los 45-60 minutos.
  5. Revisa una de las mazorcas a una hora y 45 minutos para asegurarte de que no se estén secando.
  6. Sirve con mantequilla, sal y pimienta.
Berenjena o Baba Ganush

He ahumado berenjenas enteras o rebanadas para hacer baba ganush, un aderezo tradicional del medio oriente. He probado este aderezo hecho con berenjenas ahumadas y el sabor realmente cambia bastante. Necesitarás dos berenjenas medianas para esta receta.

La mayoría de recetas que he visto para ahumar berenjenas sugieren quitar la piel y rebanar la berenjena en ruedas de 6 mm de grosor para poner directamente en la rejilla. Baña la berenjena en aceite de oliva antes de ahumar. Usa trozos de madera suave, ya que la berenjena es una esponja que absorbe cualquier sabor de humo. Ahúma a 200°F (93°C) por aproximadamente una hora hasta que estén suaves y tiernas.

Después de ahumar las berenjenas, haz el aderezo:

Baba Ganush

Ingredientes:

  • Ruedas ahumadas de dos berenjenas medianas
  • 1 diente de ajo picado
  • 4 cucharadas de tahini (crema de ajonjolí)
  • 3 cucharadas de jugo de limón recién exprimido
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal marina
  • ½ cucharadita de pimienta recién molida
  • Perejil fresco de hoja lisa, cortado
  • Pan pita cortado en triángulos

Instrucciones:

  1. Pon los primeros siete ingredientes en una licuadora y licúa hasta que esté cremoso. Pasa la crema a un cuenco y decora con perejil.
  2. Sirve con triángulos de pan pita para dipear. También puedes tostar un poco el pan antes de servir.
Frijoles Verdes Frescos

Prefiero los frijoles frescos a los enlatados, así que decidí ahumar unos frijoles verdes frescos. Encontré que si los sumerjo en agua, como las mazorcas, se ahúman hasta llegar a una consistencia sorprendentemente tierna y al mismo tiempo crujiente.

Ingredientes:

  • Medio kilo de frijoles verdes frescos, con los tallos recortados
  • Tu aderezo favorito de ensalada (usé una vinagreta casera simple)
  • El jugo de medio limón
  • Agua
  • Trozos de madera de roble

Instrucciones

  • Lava y recorta los tallos de los frijoles. Remójalos en un fregadero limpio o un recipiente con agua por 1-2 horas.
  • Precaliente tu ahumadora a 200-225°F (93-107°C). Llena el recipiente de agua hasta la mitad. Pon los trozos de madera en la gaveta lateral o dentro de la ahumadora a carbón.
  • Haz una bandeja rectangular de papel de aluminio o usa una bandeja desechable de aluminio. Pon los frijoles en la bandeja en una sola capa y baña ligeramente con el aderezo.
  • Pon los frijoles en la rejilla superior de la ahumadora y cocina por aproximadamente una hora.
  • Sácalos del calor y exprime jugo de limón en los frijoles. Cierra el papel de aluminio alrededor de los frijoles calientes, o cubre la bandeja con papel de aluminio. Déjalos reposar por 15 minutos antes de servir.
Ajo

A menudo he envuelto cabezas enteras de ajo en papel de aluminio con un poco de aceite de oliva y sal, y luego los asé en una parrillera a carbón o en el horno. Los dientes se salían fácilmente de su piel y quedaban jugosos. Puedes ahumar ajos de la misma forma. Solo rebana la parte de arriba de la cabeza para exponer los dientes (usa estos extremos picados para hacer caldo de huesos). Pon las cabezas picadas en paquetes individuales de papel de aluminio. Rocíales un poco de aceite de oliva y ponles sal y pimienta. Cierra holgadamente el papel de aluminio alrededor del ajo para que el humo pueda entrar y el aceite no gotee.

Ahúma tantos ajos como quepan o desees por aproximadamente una hora en una ahumadora precalentada a 250-275°F (121-135°C) con trozos de madera remojados en agua. Remoja tus trozos de madera por una hora en vez de llenar el contenedor de agua.

Hay algunos aficionados al ajo que ahúman cabezas enteras de ajo en seco por hasta 24 horas con calor indirecto y extremadamente bajo. El ajo ahumado es muy bueno para untar en rebanadas tostadas de pan o para añadir al pesto y salsas para pasta.

Hierbas y Especias

La pimienta negra y la paprika aprovechan bien el humo. Creo que una mezcla de hierbas y especias podría hacer que el proceso valga la pena. Tendría sentido probar con una pequeña mezcla en la rejilla superior mientras ya estás ahumando proteínas o acompañantes.

Las hierbas y especias más populares que he visto ahumarse son la pimienta, paprika, romero, canela, tomillo, pimienta roja machacada, y comino. Esto formaría una buena mezcla para ahumar. Las hierbas y especias ahumadas se mantienen bien en frascos de vidrio sellados por algunos meses. Podrías incluso mezclarlas con tu sal ahumada.

Jalapeños

Ingredientes:

  • 12 jalapeños grandes
  • 250g de queso crema
  • 125g de queso cheddar rallado
  • 125g de queso mozzarella rallado
  • 2 rebanadas de tu pan favorito
  • Tocineta
  • Agua
  • Trozos de madera de manzano o nogal

Instrucciones:

  1. Precalienta tu ahumadora eléctrica a 225°F (107°C). Pon agua en el recipiente hasta la mitad de la capacidad. Pon los trozos de madera en la bandeja lateral.
  2. Pon los quesos en una licuadora y licúa hasta que se mezclen. Puedes hacerlo también a mano o con un batidor manual.
  3. Corta los tallos de los jalapeños. Saca las semillas y membranas con una cucharilla pequeña.
  4. Rellena cada jalapeño con la mezcla de quesos. Pon un pequeño pedazo de pan en la punta abierta para prevenir que el queso se salga. Envuelve los jalapeños en tocineta, asegurándote de cubrir los extremos. Mantén la tocineta en su lugar con palillos de dientes.
  5. Pon los jalapeños en una bandeja y ahúma por aproximadamente 1 hora a una hora y media o hasta que la tocineta esté dorada y crujiente. Puedes rotar los pimientos a los 45 minutos. Rellena el agua y los trozos de madera a los 45-60 minutos.
Frutos Secos y Semillas

Puedes haber visto frutos secos ahumados en el mercado, especialmente almendras ahumadas con tamari en la sección de comida saludable. La tamari es salsa de soya libre de gluten. Me encanta. He probado hacerlo en una sartén de hierro seca y con mantequilla y una mezcla de especias en el horno. Ambas han salido bien. Hago granola Paleo cada semana con una variedad de frutos secos, semillas, hojuelas de coco y cacao descascarillado. Ninguna de estas recetas produce un sabor ahumado.

Escoge los frutos secos que prefieras y las especias que te gusten. Recomiendo usar solo frutos secos crudos, no tostados. Aunque un componente húmedo es muy útil al ahumar frutos secos, encuentro que remojarlos en agua pura por 8 horas funciona mejor y los hace más digeribles.

Esta es una receta rápida que puedes modificar a tu gusto.

Ingredientes:

  • ½ taza de almendras, castañas, nueces y semillas de calabaza (media taza de cada una)
  • 2 cucharaditas de aceite de semilla de uva
  • 1 cucharadita de jarabe de arce puro o tamari
  • ½ cucharadita de sal marina
  • ½ cucharadita de tomillo seco
  • ½ cucharadita de romero seco
  • ¼ cucharadita de pimienta de cayena molida
  • Trozos de madera de pacana o roble

Instrucciones:

  1. Remoja los frutos secos en agua filtrada durante 8 horas o durante la noche.
  2. Remoja los trozos de madera por una hora.
  3. Precalienta tu ahumadora a 225°F (107°C). Añade los trozos de madera a la ahumadora. Pon un cronómetro en 60 minutos.
  4. Escurre los frutos secos y deja secar en toallas de papel. En un cuenco grande, combina el aceite, jarabe o tamari, y las especias. Añade los frutos y cúbrelos.
  5. Pon los frutos secos en una bandeja en una sola capa. Ahúma por aproximadamente 60 minutos hasta que estén completamente secos y crujientes. Pruébalos a los 60 minutos. Déjalos por hasta 2 horas de ser necesario para que alcancen la textura que deseas.
Piña

Encontré una receta de un chef en Alaska que ahumó piña con una sabrosa salsa de ron que la mantuvo húmeda y dulce.

Esta receta la llamó “bote de piña”. La llama así porque usa la cáscara de la piña como el recipiente para ahumar. Y ¿a quién no le gusta el ron con piña? Puedes ver un video del bote de piña bien hecho y fácil de seguir.

Hongos Portobello

Estos hongos grandes son como unos perfectos platitos que retienen la humedad mientras se ahúman. Los ahumé en una ahumadora a carbón y quedaron húmedos y llenos de un intenso sabor a hongo. Dejé las branquias intactas porque son sabrosas y sostienen las hierbas. Siéntete en la libertad de quitarlas si no te gusta la presentación.

Ingredientes:

  • 6-12 hongos portobello grandes, con los tallos quitados y las branquias intactas
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal marina y pimienta negra
  • Hierbas provenzales (cómpralas o haz las tuyas)
  • Agua
  • Trozos de madera de roble

Instrucciones:

  1. Precalienta tu ahumadora eléctrica o a carbón a aproximadamente 200°F (93°C). Llena el recipiente de agua hasta la mitad y añade los trozos de madera a la bandeja lateral o sobre los carbones.
  2. Limpia los hongos con un trapo seco o toallas de papel. No los laves con agua. Cúbrelos con aceite de oliva extra virgen y sazonar con sal y pimienta. Pon un poco de hierbas dentro de los cuencos que forman los hongos.
  3. Pon los hongos boca arriba directamente en la rejilla superior. Ahúmalos por aproximadamente dos horas. Rellena el recipiente de agua y la bandeja de trozos de madera a los 45-60 minutos.
  4. Sácalos cuidadosamente para que el líquido herbal permanezca en su sitio. Sírvelos enteros. Al cortar hongos ahumados, los jugos se vierten en el plato. Esos jugos los disfruté bastante con mis muslos de pollo ahumados y un poco de arroz integral para absorber los jugos herbales.
Papas

Ingredientes:

  • 6 papas medianas bien lavadas, quitar los ojos
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal marina y pimienta negra
  • Agua
  • Trozos de madera de nogal

Instrucciones:

  1. Precalienta tu ahumadora a 225°F (107°C). Añade agua al recipiente hasta la mitad. Añade los trozos de madera a la bandeja lateral o dentro de la ahumadora, dependiendo del tipo que utilices. Yo usé una ahumadora a carbón.
  2. Usando un tenedor, haz algunos agujeros en la piel de las papas. Úntalas generosamente con aceite de oliva extra virgen, sal y pimienta.
  3. Pon las papas en la rejilla superior de la ahumadora. Pon un temporizador en 1 hora y 45 minutos. Ahúma por 60 minutos y luego rótalas.
  4. Revisa el humo a los 45-60 minutos. Añade más trozos de madera y agua como sea necesario.
  5. Revisa las papas a 1 hora y 45 minutos. Si no están tiernas, ahúma por otros 15-30 minutos.
  6. Sírvelas con mantequilla y crema agria, o haz tus papas rellenas favoritas y ponlas de vuelta en la ahumadora para recalentar.
Cebollas Dulces

Mis cebollas preferidas para ahumar son las amarillas. Tienen azúcares naturales que se caramelizan con el fuego o el humo. Me gustan ahumadas con calor bajo y lentamente en una ahumadora eléctrica.

Ingredientes:

  • 6 cebollas dulces grandes
  • 3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 2 cucharaditas de pimienta inglesa, jengibre, tomillo y polvo chili (dos de cada una)
  • 1 cucharadita de sal marina
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • Agua
  • Trozos de madera de pecana o nogal

Instrucciones:

  1. Precalienta tu ahumadora a 200-225°F (93-107°C). Añade agua al recipiente hasta la mitad. Añade los trozos de madera a la bandeja lateral.
  2. En un cuenco pequeño, mezcla las hierbas secas y especias, y salpimiéntalas juntas. Luego, mézclalas con el aceite de oliva extra virgen.
  3. Corta la porción del tallo de las cebollas, dejando el resto del bulbo intacto. Quita la capa exterior de piel y descarta. Unta o cada cebolla libremente con la mezcla de aceite y hierbas.
  4. Pon las cebollas directamente en la rejilla superior de la ahumadora.
  5. Ahúma por 2-3 horas. Reemplaza parte del agua y los trozos de madera cada hora o como sea necesario.
  6. Servir rebanadas con tu proteína preferida.

Las sobras son excelentes en medio de un sándwich de queso a la plancha con prosciutto. Es un excelente plato para el brunch con huevos y ensalada de sandía.

Sándwich de Queso a la Plancha con Cebollas Ahumadas

Esta receta es para 2 sándwiches. Incrementa las cantidades proporcionalmente para más porciones.

Ingredientes:

  • 4 rebanadas de pan integral
  • 1-1 ½ cucharadas (más o menos) de mantequilla a temperatura ambiente
  • 4 rebanadas de buen queso cheddar
  • 1 cebolla dulce ahumada, finamente rebanada
  • 4 rebanadas finas de prosciutto

Instrucciones:

  1. Calienta tu sartén o plancha a temperatura media.
  2. Unta mantequilla a ambos lados de las 4 rebanadas de pan
  3. Pon una rebanada de queso en dos de las rebanadas de pan. Añade 2 rebanadas de prosciutto sobre el queso. Encima de eso pon la cebolla rebanada. Añade otra rebanada de queso sobre las cebollas. Pon una rebanada de pan sobre cada sándwich.
  4. Calienta en la plancha con la parte de arriba cerrada por 3 minutos hasta que el pan se dore y el queso comience a derretirse. O, cocina en la sartén hasta 3 minutos por lado.
Experimenta

Siempre ahúmo vegetales y frutas. Pongo mis proteínas sobre la llama y arreglo los vegetales o frutas en la parte exterior de la parrilla para que se cocinen más lentamente y no se quemen. No se me ocurrió que realmente estaba ahumando los vegetales mientras asaba la proteína. Al dejar la carne reposar, cierro la tapa del asador y dejo que lo demás se siga cocinando en el humo.

Así se me ocurrió que podía simplemente ahumar vegetales en mi ahumadora en lugar del asador. Toma un poco más de tiempo, pero no demasiado. El sabor ahumado es definitivamente más intenso con la adición de trozos de madera y líquido.

Si ya no estás ahumando otros alimentos que no sean carne, aves y pescado, es un gran momento para comenzar a probar. Habrá algo de ensayo y error. Me di cuenta de eso cuando ahumé mi primer lote de mazorcas. Las dejé demasiado tiempo y se secaron completamente. No te frustres si esto pasa, solo disfruta el proceso y haz ajustes a medida que vayas aprendiendo lo que funciona para ti y tu ahumadora particular. Pero sobre todo, disfruta la comida y a aquellos con quienes la compartas.